- Activismo Digital de Lenguas Indígenas - https://rising.globalvoices.org/lenguas -

Entrevista con Jhonnatan Rangel

Categorías: México, Ayapaneco

Jhonnatan Rangel

En 2021, continuamos con la campaña en redes sociales donde invitamos a diversos anfitriones para administrar [1] la cuenta de Twitter @ActLenguas.  [2]
Ellos y ellas compartirán sus experiencias en la revitalización y promoción de sus lenguas. En este post conoce más sobre Jhonnatan Rangel (@Jo_ran_ [3]) y lo que planea discutir durante su semana como anfitrión.

RV: Cuéntanos acerca de ti:

Mi nombre es Jhonnatan Rangel (pero me pueden llamar Jo). Soy lingüista por formación e informático por casualidad. Soy maestro y doctor en ciencias del lenguaje y desde el 2012 soy aprendiz de ayapaneco, lengua en muy alto riesgo de desaparición hablada en México.

Cuando no estoy aprendiendo ayapaneco, trabajo en la implementación de metodologías, tecnologías y estrategias multidisciplinarias para el estudio, documentación, revitalización y reclamo de lenguas siguiendo un enfoque colaborativo, multidimensional y comunitario.

En 2019, escribí la primera tesis que existe sobre el ayapaneco y actualmente trabajo en el desarrollo de herramientas tecnológicas con el fin de contribuir a estrategias de revitalización y reclamo de lenguas en muy alto riesgo de desaparición. Mi más reciente proyecto es un bot de Twitter (@ayapaneco [4]) cuyos objetivos son:
1) compartir contenido  sobre el ayapaneco y las actividades comunitarias, 2) ser una herramienta para la enseñanza de la lengua y  3) crear un espacio de socialización.

RV: ¿Cuál es la situación actual de tu lengua en internet y fuera de línea?

Actualmente no hay más de 8 personas que hablen el ayapaneco y todos son adultos mayores, por lo que la lengua se encuentra en peligro de desaparecer en menos de 10 años. La lengua se habla en Jalpa de Méndez, Tabasco, México.

No había mucha información o documentación disponible sobre el ayapaneco. Sin embargo, desde el 2012 junto con algunos miembros de la comunidad nos hemos organizado para realizar distintas acciones de documentación y de revitalización.

La situación de la lengua en internet es similar a la realidad que vive actualmente. Cuenta con muy poca presencia, al ser una lengua hablada exclusivamente por los abuelos. Sin embargo, en 2019 junto con la comunidad desarrollamos una ortografía práctica, con el objetivo de poder extender la presencia de la lengua en internet y que las nuevas generaciones se puedan acercar a ella. Estamos trabajando desde distintos ángulos en ese cambio generacional.

RV: ¿En qué temas planeas enfocarte durante la semana que manejes la cuenta de @ActLenguas?

Me gustaría hablar un poco sobre las lenguas en alto riesgo de desaparición como el ayapaneco, ya que desafortunadamente hay muchas.

De igual forma me gustaría hablar sobre lo que significa ser un “hablante”, sobre todo en el contexto de lenguas habladas por muy pocas personas.

El tema de la revitalización y reclamo lingüístico es un tema que me apasiona y espero poder compartir un poco al respecto.

Finalmente, quiero hablar de las tecnologías y cómo las podemos usar como herramientas complementarias de revitalización.

RV: ¿Cuáles son las motivaciones principales en tu activismo digital de tu lengua? ¿Qué sueñas para tu lengua?

Mis acciones nacen de ver las necesidades que existen en las comunidades y la falta de acciones e infraestructura realmente adaptada a estas necesidades desde una perspectiva multidimensional.

Mi motivación es poder contribuir con mi granito de arena al desarrollo de infraestructura y acciones enfocadas a la diversidad. Creo que hay mucho por hacer y aun si no hay recursos económicos tenemos energía e ideas que podemos empujar desde la sociedad civil y desde las comunidades.

Sueño con que algún día las lenguas que actualmente se encuentran en muy alto riesgo de desaparición tengan otra oportunidad de existir en un contexto más favorable. Al final del día no se trata solo de lenguas, sino de personas y comunidades enteras que han sufrido discriminación y violaciones de derechos lingüísticos. Esto lo tenemos que atender con urgencia y la lengua es la punta del iceberg.